Personal tools

Hackstory Twitter Hackstory Facebook

Glaucoma

From Hack Story

Jump to: navigation, search

Contents

Glaucoma

Glaucoma es considerado el primer grupo de hackers españoles, en activo entre 1987 y 1989. Lo formaban HorseRide, Han Solo, Depeche Mode y Alf Alienígena, todos de Zaragoza.[1]

El grupo se llamaba Glaucoma porque atacaban a la red Iris (que conectaba los centros de investigación académica). Desde los ordenadores de la Universidad saltaban a cualquier punto del mundo[2]
Alf Alienígena fue quien le puso nombre al grupo en una reunión porque su madre había padecido esta enfermedad. Alf programaba (y supongo que sigue programando) como nadie, y con el DEBUG no había nada que se le resistiera[3].

En aquella época, un hacker debía saber de todo: phreaking, hacking, warez, programación, hardware... y a ser posible mantener su propia BBS. Depeche y Han Solo montaron una:

Camelamos a una tienda de informática para que nos dejara un ordenador y una línea, que era compartida y podíamos usar de noche. La BBS se llamó Bauhaus, pero duró poco, 3 o 4 meses, porque a la tienda no le gustó la idea.[4]

Más adelante Depeche abriría Scroll Lock BBS, que después cambió su nombre a Public NME (pronunciado enemy). Estuvo en activo una década.

Una joya de 1.200 baudios

Depeche, Horse y Solo se habían conocido a través de la radioafición, puerta de entrada de muchos hackers al mundo de la electrónica y las telecomunicaciones. En 1987 puede decirse que el grupo ya estaba formado y operativo, aunque no tendría nombre prácticamente hasta su disolución.

Depeche había conseguido un módem de 1.200 baudios en la empresa de bases de datos donde trabajaba, lo que en aquellos tiempos era una joya, muy cara y difícil de obtener para un particular, menos aún para un menor de edad. Pero lo complicado no era sólo hacerse con un módem: la factura del teléfono subía hasta la estratosfera al hacer pruebas. Y, además, no era sencillo encontrar otros módems a los que conectarse. En las revistas de electrónica e informática salían listas de BBS, pero no siempre estaban actualizadas.

Ya tenías el módem, vale, y ahora ¿qué hago?, ¿a dónde llamo? Había listas de teléfonos de BBS pero estaban desactualizadas. Llamé a lo que se suponía eran dos BBS de Zaragoza que no contestaban nunca...[5]

Pronto descubrieron un sitio con módems que sí respondían las llamadas: la Universidad de Zaragoza. HorseRide, Han Solo y Depeche Mode se dejaron caer un día por el Centro de Cálculo de la universidad, como si fuesen estudiantes, y pillaron algunos nombres de usuario y contraseñas, usando la técnica del shoulder surfing: espiar por la espalda a quien está tecleando. Ya en casa, llamaron por módem a la universidad y usaron las contraseñas para entrar en sus ordenadores.

El comando HELP

Cuando conseguían entrar en una máquina, la primera palabra que tecleaban era HELP, pues con esta instrucción la mayoría de programas mostraban su manual de instrucciones. Después era cuestión de leer e ir probando comandos, mientras estaban conectados remota e ilegalmente. Así aprendían cómo funcionaban los sistemas.

En la Universidad de Zaragoza las computadoras eran marca VAX y, mientras las toqueteaban, descubrieron una extraña instrucción: set host/x29, que parecía no servir para nada pero allí estaba, incitando su curiosidad:

Empezamos a aprender VMS, que era el sistema operativo de las VAX. Un día topamos con una instrucción: set host/x29, pero no funcionaba ni sabíamos para que servía. Más adelante sabríamos que era el comando para conectar a redes X25, pero aún estaban montando RedIRIS, la red de las universidades, y no funcionaba aún. También descubrimos dos módems más en la universidad, así que ya teníamos tres canales de acceso para entrar: uno para cada uno.[6]

En aquellos tiempos, el principal problema para un hacker eran las comunicaciones: descubrir vías para acceder a los ordenadores y redes. Buena parte de su tiempo se gastaba en buscar y, una vez conseguidas, asegurar estas conexiones. Sus principales tareas eran inventar trucos y aparatos para llamar gratuitamente, como las cajas azules o "blueboxes"; localizar puertas de entrada a las redes que tuviesen buenas conexiones, como podían ser módems de universidades o, mejor, empresas; conseguir listas de usuarios y contraseñas para entrar en los ordenadores, y preservar el mayor tiempo posible las infraestructuras conquistadas.

A ese cometido les ayudaban los propios usuarios, empresas e instituciones, que no tenían mentalidad de seguridad informática: eran muy habituales las contraseñas débiles o sistemas sin contraseña. En la universidad eran frecuentes las credenciales de entrada al estilo: usuario: decano / contraseña: decano. Incluso en los bancos, como Kutxa, a cuya máquina de pagos VISA se accedía tecleando usuario: operador /contraseña: operador.

Por suerte para tanto banco y empresa desprotegidos, aquellos hackers no tenían mentalidad de criminales. Como mucho crackeaban juegos y programas o, como confiesa uno de los integrantes del grupo que llegó después de Glaucoma, Apòstols, usaban comprobantes, pillados en las papeleras de los cajeros, para conseguir datos de tarjetas de crédito con las que pagarse una cuenta en Compuserve, entonces la mayor BBS y proveedor de acceso de Estados Unidos.

A aquellos hackers les importaba poco si el ordenador donde acababan de entrar pertenecía a un banco o al ejército, no era el contenido lo que les llamaba sino el propio sistema, aprender cómo funcionaba y usarlo para sus cosas, como guardar warez o saltar a otras redes. Las máquinas con sistemas operativos más raros eran retos, algunos de los cuales jamás se consiguieron descifrar y, 20 años después, aquellos hackers aún se acuerdan con la nostalgia del perdedor.

Set host/x29

Un día, probaron otra vez a teclear set host/x29 y la máquina, por fin, respondió. Primero no tenían idea de qué era aquello, pero aprendían rápido: el comando les daba entrada a RedIRIS, la red que unía las universidades españolas, gestionada por Fundesco-Telefónica. RedIRIS ofrecía a las universidades -y a los hackers- acceso a las redes X25 del mundo, antecesoras de Internet.

Fue a raíz de haber descubierto cómo asaltar RedIRIS que, más adelante, el grupo decidió llamarse Glaucoma, una enfermedad que ataca el iris y otras partes del ojo.

VAX4000/600 de finales de los años 80, que formaba parte de REDIris
Ambas fotos son extraídas del ACSI Computer Museum

Excitados por el descubrimiento, Horse, Solo y Depeche pasaron un mes entrando y saliendo de RedIRIS, hasta que una noche, como tantas noches que habían entrado impunemente a través de la Universidad de Zaragoza, alguien les abrió un "phone", que así se llamaba la función de chat en los Vax: se abría una ventana de diálogo en la pantalla del usuario con quien se deseaba chatear. Al otro lado estaba el administrador del Centro de Cálculo:

Hablamos y vio que había algo raro, aparte de que todo el mundo usaba el sistema de día y nosotros, de noche, por eso cantó. A los dos o tres días la cuenta dejó de funcionar, pero como habíamos conseguido toda la lista de usuarios, entramos por otra, que también nos cerró.[7]

Empezó así una carrera del ratón y el gato: cuando les cerraban una cuenta, los hackers entraban por otras, que el administrador les iba cerrando a medida que descubría que estaban comprometidas. El juego duró dos meses en los que su máxima obsesión era usar RedIRIS para salir a las redes X25 de fuera, investigar qué había allí y asegurarse la conexión para el día siguiente. Llegaron así a donde llevaban todos los caminos "underground" en aquellos tiempos: al chat gay QSD, de la red francesa Minitel, centro internacional de reunión de los hackers de la época. Allí conocerían a algunos hackers catalanes, como Savage y otros, que más tarde formarían el grupo Apòstols:

QSD era un chat gay y la primera pregunta que nos hacían al entrar era: "¿Eres hacker o gay?". A partir de aquí, ibas encontrando a gente, te pasaban otros chat, pero el punto de encuentro era QSD porque las conexiones X25 tenían un límite de conexiones simultáneas y el de QSD era el más grande de todos, nunca comunicaba.[8]

La venganza del inglés

Por fin, una noche, vieron que ya no les quedaban más cuentas. Estaban usando su último cartucho y al día siguiente les desconectarían de su aventura en las redes. Llenos de ira, Solo y Horse tramaron una venganza a la que Depeche no quiso sumarse:

Dejaron en el Vax un proceso funcionando toda la noche, que mandó mensajes a todas las cuentas, más de una vez, avisando de que había una bomba lógica en el sistema y que se iba a ir todo a la mierda. La gente guardaba sus trabajos de doctorado en el sistema y la noticia corrió como la pólvora. Al día siguiente iban todos corriendo y llorando para que les hicieran una copia de sus datos en el centro de cálculo. Incluso salió la noticia en "El Heraldo de Aragón". Posteriormente, HorseRide les contó una versión con la que acabaron dando las culpas a un pobre cabeza de turco, al que echaron de la universidad.[9]

Fue el inicio del fin.

Se pelearon entre ellos, porque nadie quería ir a la cárcel.[10]

Era absolutamente necesario volver a tener salida a X25. Así que HorseRide y Han Solo, a sus 18 años, echaron mano de la ingeniería social y concertaron una cita con Telefónica: se hicieron pasar por comerciales de una empresa que vendía tiempo compartido y quería comprar cuentas X25. Cuando les hacían una demostración, usaron otra vez la técnica del shoulder surfing y pudieron ver el nombre de usuario y contraseña que les daría acceso a los nodos X25 de Telefónica de España.

Le pillamos a Telefónica el password global de todos los nodos X25: ORTSAC, que era el apellido del tío que lo había hecho, Castro, puesto al revés. Lo pilló Horseride, líder de los Glaucoma, también conocido como IDLC (inglesito de los cojones). Se hizo pasar por un inglés que venía a vender "time-sharing". Cuando se conectaban, el tío miraba el ID y el password, se lo aprendió de memoria y ya lo tuvimos.[11]

Poco tiempo después, Glaucoma se disolvió, en 1989. Depeche Mode se integró en el grupo Apòstols.

Savage

Meses antes otro hacker, Jordi Murgó, conocido como The Phreaker, había conseguido la famosa clave ORTSAC, pero en solitario, usando ingeniería social:

Año 1987 (tenía un modem de 300bps y un ordenador MSX). En una revista del sector leí que las empresas se conectaban por X25 (IBERPAC) y el tema me interesó. El primer paso fue conseguir los números de acceso a IBERPAC... Hice una llamada a información de la CTNE:

- Hola, soy Fulanito de Tal, del departamento de Informática de XXX, y necesito los números de acceso a la red IBERPAC de toda España, para que nuestros representantes puedan acceder a la nueva aplicación de pedidos.

- Espere un momento que le doy el teléfono del departamento de "Datos".

- Hola, ... el mismo rollo ....

- Sí, por supuesto, ¿a qué fax se lo mando?
 
- Les dí mi número y puse en marcha una mierda de FAX manual (desguazado de unas oficinas), de los que no pone la identificación del equipo.

Bueno, ya tengo el teléfono de acceso, ahora un manual, a ver cómo funciona... Fuí a las oficinas comerciales de Telefónica, les expliqué que mi primo estaba en EEUU y que me había hablado de X25, que en su ordenador de la universidad tenían. Muy amables, me dieron un montón de panfletos, incluído un mini manual de X28 (PAC de acceso a Iberpac)

Me pongo a probar pero, claro, me faltaban "direcciones" X25 para conectar: Trashing. Los contenedores que estaban delante del centro Iberpac de Lleida. En una semana ya tenía listados inacabables de direcciones. Muchas aceptaban sólo cobro revertido, o sea, no necesitaba un usuario/password de acceso a Iberpac.

Estuve unos meses jugando con lo que tenía, conseguí direcciones X25 del exterior, pero se necesitaba usuario/password para acceder a Iberpac internacional.

Llamé al Teléfono del departamento de "Datos":

- Hola, soy Manolo de Datos de Huesca, que he perdido la clave para hacer pruebas X28, ¿la tienes por aquí a mano?

- Sí claro, es N918340405/ORTSAC

Y así pude salir del país, y conocer a Apòstols en los chats exteriores (Minitels franceses, pero con acceso X25 internacional). Su procedimiento para llegar allí había sido muy similar.

La clave de acceso ORTSAC era casi universal :) y duró 2 años. ORTSAC era CASTRO, nombre del responsable que la pidió para hacer las pruebas X28 de toda España.

Cuando se petó, intentamos conseguir la nueva, pero la respuesta era "no, ahora han mandado una distinta a cada provincia".

Entonces, un gran empresa informática pasó a ser nuestro proveedor de claves de acceso, llamando a las 2 de la mañana, cuando sólo había un colgado de guardia o un vigilante:

-Hola, soy Manolo Pérez de Iberpac, se nos ha caído el nodo y necesitamos verificar sus datos de acceso...

La conseguimos 3 veces, la de esta gran empresa :)[12]


Notas

  1. Comentario #16. La historia de !Hispahack, los primeros hackers españoles. Menéame (16/01/08)
  2. Asalto a La Moncloa. Ildefonso Olmedo "El Mundo" (15-08-99)
  3. Han Solo, en conversación privada
  4. Depeche Mode, en conversación privada
  5. Depeche Mode, en conversación privada
  6. Depeche Mode, en conversación privada
  7. Depeche Mode, en conversación privada
  8. El tercer hombre. @rroba, 95 (04-05)
  9. Depeche Mode, en conversación privada
  10. El último apòstol. Mercè Molist. @rroba, 130 (07/08).
  11. El último apòstol. @rroba, 130 (07/08).
  12. Jordi Murgó, en conversación privada
Hackstory.es - La historia nunca contada del underground hacker en la Península Ibérica.